Lumbalgia

El dolor de espalda es una de las molestias más tratadas en fisioterapia. Especialmente la zona lumbar, es una de las más afectadas y de las que mayor riesgo de recaída presenta (un 85% de las personas que tienen o han tenido lumbalgia vuelven a padecerla).

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia es el dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalda, cuyo origen tiene que ver con la estructura músculo-esquelética de la columna vertebral.

Esta patología afecta tanto a personas jóvenes, como adultas y mayores y aparece tanto en trabajos sedentarios, como en aquellos que implican un gran esfuerzo físico.

Entre el 70 y el 85% de la población adulta sufre dolor de espalda alguna vez en su vida. La prevalencia anual se coloca entre el 15 y el 45%.

La lumbalgia se ha convertido en la segunda causa más frecuente de visita médica por dolor crónico después de la cefalea.

Causas de la lumbalgia

Las causas más habituales tienen un origen mecánico.

  • Sobrecarga muscular: cuando el dolor muscular lumbar es causado por el exceso o sobreuso de la musculatura. Al realizar actividades en las que participa la musculatura lumbar, bien por exceso de repetición, como puede ser el gesto de coger objetos relativamente pesados de forma repetitiva, (como al realizar una mudanza), bien por levantar, trasladar o elevar un objeto pesado de un lugar a otro, en ambos casos podemos sufrir una lumbalgia por contractura muscular.
  • Mala postura: es muy importante intentar mantener la ergonomía en el día a día. Las malas posturas de forma repetida, como no sentarnos de forma adecuada o pasar mucho tiempo de pie, pueden sobrecargar los músculos de la zona y ocasionar dolor lumbar.
  • Ciática: Sucede cuando el nervio ciático se irrita, inflama o se comprime entre lo discos vertebrales. 
  • Hernia discal: La hernia discal aparece cuando, por un desplazamiento o movimiento, un disco ubicado en la zona lumbar se fisura y parte del contenido gelatinoso en su interior sale fuera, generando dolor en la zona afectada. 
  • Degeneración de los discos intervertebrales: La degeneración de los discos vertebrales puede presentarse por distintas causas: malas posturas, tener sobrepeso, por deterioro óseo asociado al envejecimiento o al tener una musculatura lumbar poco trabajada.
  • Otras causas: La artrosis lumbar, la escoliosis o la osteoporosis son condiciones que también pueden ocasionar lumbalgia.

Factores que aumentan el riesgo de padecer lumbalgia

  • Sobrepeso: el sobrepeso es un factor de riesgo a tener en cuenta, puesto que al estar por encima de nuestro peso recomendado según nuestra edad y estatura, mayor será la carga que haya sobre la zona lumbar.
  • Características propias de la persona: como la edad, antecedentes familiares, embarazo o la propia genética pueden predisponernos a padecer con mayor facilidad de dolor lumbar.
  • Modo de vida: algunos malos hábitos facilitan la aparición de lumbalgia, como son el tabaquismo, el sedentarismo o la actividad deportiva extrema o mal practicada.
  • Actividad profesional: el ámbito laboral también puede ser un factor de riesgo importante a la hora de sufrir de dolor lumbar. Es el caso de los trabajos que requieran esfuerzo físico, como levantar peso de forma constante, o aquellos en los que debemos pasar mucho tiempo de pie o en la misma postura. 
  • Haber padecido lumbalgia anteriormente: tener antecedentes de esta condición facilitaría una nueva lumbalgia futura, especialmente si esta no se ha curado por completo o correctamente.

Tratamiento de la lumbalgia

Para aliviar los síntomas de la lumbalgia podemos seguir las siguientes recomendaciones:

  • Realizar ejercicio físico de manera regular, para mantener una buena condición física y una musculatura lumbar fuerte.
  • Cuidar la postura: evitar pasar demasiadas horas al día sentados o de pie, realizar cambios de postura con relativa frecuencia para no sobrecargar la musculatura lumbar.
  • Minimiza los esfuerzos. Aprende la manera correcta de cargar y transportar pesos. Evita realizar sobreesfuerzos si tienes síntomas de lumbalgia para no agravar las molestias.
  • Acude al fisioterapeuta para que pueda evaluarte, tratarte y darte una pauta de ejercicios y rutinas para prevenir futuras lesiones.
  • Aplica calor local sobre la zona. Esto ayudará a relajar la musculatura, mejorará el dolor y favorecerá una recuperación más rápida
  • Duerme sobre un colchón firme y a ser posible en posición fetal para mantener la columna lumbar relajada.
  • Usa un calzado que no sea ni excesivamente plano ni con demasiado tacón.

Higiene postural

higiene postural

Productos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies