Cómo abrir una clínica de Fisioterapia

Cada vez son más los fisioterapeutas que quieren cumplir su sueño de abrir su propia clínica o consulta de Fisioterapia. Si es tu caso y llevas tiempo dándole vueltas a trabajar por tu cuenta, te damos algunos consejos y claves para lograrlo y te orientamos en el material que puedas necesitar en un inicio.

Lo primero de todo es que tengas claros una serie de puntos básicos:

1- ¿DISPONES DE UN LOCAL O VAS A ALQUILARLO?

Si aún no tienes un local debes plantearte dónde vas a alquilarlo (centro de la ciudad, a las afueras…debes tener en cuenta la comunicación con transportes públicos, competencia cercana, clientes potenciales en los alrededores…), los metros cuadrados que necesitas, si va a necesitar o no reformas y cómo vas a distribuirlo.

post montar clinica fisio

ANTES DE PLANIFICAR LAS REFORMAS DEBERÁS TENER EN CUENTA LAS NORMAS TÉCNICAS PARA LA ACCESIBILIDAD Y ELIMINACIÓN DE LAS BARRERAS Y EL PROTOCOLO DE REQUISITOS MÍNIMOS EXIGIBLES PARA CENTROS DE FISIOTERAPIA 

Ten en cuenta que es posible que las normas técnicas y los requisitos pueden variar en función de comunidad autónoma en la que te encuentres.

Para asegurarte de cumplir con todos os requisitos y normativas, te recomendamos que visites el Ayuntamiento de tu ciudad o que te pongas en contacto con el departamento de Ayuda al Emprendedor de tu municipio, te serán de gran ayuda.

En cuanto a la distribución del espacio, depende sobre todo del tipo de tratamientos que quieras hacer. Si sólo atenderás consulta privada seguramente con un local pequeño, con una sala de tratamiento, una pequeña sala de espera y un pequeño almacén tendrás suficiente. Si, por el contrario, quieres trabajar con Mútuas o hacer sesiones de grupo necesitarás un gimnasio amplio.

2- ¿DE QUÉ CAPITAL DISPONES PARA EL INICIO DE LA ACTIVIDAD?

¿Tienes ahorros o vas a necesitar un préstamo? Si tienes pensado pedir un préstamo para el inicio de tu negocio primero debes tener claro tu elección en el punto número 6, para saber de qué modo solicitarlo y que consecuencias de responsabilidad tendrás en cada caso.

Si estás actualmente en paro, te recomendamos que te informes en el SEPE sobre las posibilidades de capitalización que nos ofrecen actualmente. Es posible que puedas autofinanciar tu proyecto cobrando en forma de pago único el importe que tienes acumulado para la prestación por desempleo. Interesante, ¿verdad?

Tienes más información sobre este tema AQUÍ

3- ¿QUÉ PERMISOS NECESITAS?

– Si vas a hacer obras en tu local necesitarás el permiso de obras (menor o mayor según la envergadura de las mismas).

– Necesitarás la licencia de apertura, deberás solicitarla al Ayuntamiento correspondiente. Para la licencia de apertura es necesario contratar los servicios de un arquitecto para que realice una memoria técnica del local.

– Licencia sanitaria. Aquí tienes el BOE donde se recoje la información al respecto.

4- ¿QUÉ GASTOS DE APERTURA TENDRÁS?

– Gastos publicitarios: Inicialmente sería buena idea hacer una pequeña inversión en publicidad para anunciar la apertura de tu nuevo centro. Puedes promocionarlo con algún descuento por inauguración o anunciar algún servicio o tratamiento que sea más o menos exclusivo e innovador. Intenta diferenciarte de los servicios que ofrezca la competencia. También debes incluir aquí los gastos en las tarjetas de visita.

Es interesante que crees tu propia cuenta de RRSS (Facebook, Instagram, Twiter) y puedes contemplar publicitarte a través de las mismas (pagando o sin pagar)

– Gastos de gestión: tienes que contar con las tasas de los permisos del Ayuntamiento, de Sanidad y Administraciones varias y gastos de asesoría o notaría en el caso de que sean necesarias. Volvemos a aconsejarte de nuevo que visites el Centro de Ayuda al Emprendedor de tu municipio, ya que los gastos de notaría (para escriturar tu negocio) se ven altamente reducidos si lo haces a través de alguno de estos organismos públicos.

– Acondicionamiento externo: aquí podemos contemplar un rótulo que sea visible y que identifique tu actividad.

– Acondicionamiento interno: Seguramente será necesario que hagas alguna reforma, de mayor o menor envergadura, para cumplir con los requisitos mínimos exigibles para una clínica de fisioterapia. Debes contemplar los gastos en mobiliario y decoración generales y los gastos en mobiliario y equipamientos específicos de tu actividad. Los gastos en equipamiento variarán mucho en función de los servicios que desees ofrecer y de tu metodología de trabajo. En el punto número 7 te orientamos acerca del posible material sanitario inicial que puedas necesitar. También debes contemplar los gastos en acondicionamiento informático ya que hoy en día es muy importante gestionar la cartera de clientes mediante un buen sistema de gestión de datos, si puede ser específico para tu actividad, mejor.

5- ¿QUÉ GASTOS MENSUALES PRODUCIRÁ TU NEGOCIO?

Tendrás que tener en cuenta los siguientes gastos mensuales:

– Cuota de autónomos o seguridad social

– Costes variables: materiales consumibles.

– Alquiler (en el caso de que no dispongas de local propio). El precio del alquiler es muy variable en función de los metros cuadrados, el estado inicial del local y su situación geográfica.

– Suministros y servicios: luz, agua, teléfono, internet, etc.

– Gastos por servicios externos: gastos de asesoría

– Gastos de personal (en el caso de que decidas contratar algún trabajador). Es interesante plantearse el hecho de contratar un recepcionista. 

– Otros gastos: tributos, seguros, préstamos, alarma, etc.

6- ¿VAS A MONTAR EL NEGOCIO SOLO O CON SOCIOS?

Es importante tener claro el tipo de forma jurídica que le daremos a nuestro negocio, que deberemos escoger en función de nuestras circunstancias y necesidades.

1º- Si vas a abrir el centro de forma individual, las dos maneras más habituales son:

A- Como empresario autónomo: esta es la manera más económica y rápida para iniciar tu negocio y en la que menos requisitos formales, fiscales y de contabilidad nos van a exigir.

Además, si no has sido autónomo en los últimos 5 años, tienes una bonificación con la cual, en vez de pagar sobre los 300 €, pagarás sobre unos 50 € durante el primer año.

Lo más importante que tenemos que tener en cuenta con esta opción es que, como empresario autónomo, somos responsables de manera personal de todas las obligaciones y derechos que realicemos dentro del ámbito de la actividad. Eso quiere decir, que responderemos con todos nuestros bienes presentes y futuros, en caso de que el negocio marche mal y generemos más gastos que ingresos.
No se considera la mejor opción para volúmenes de negocio alto o si se va a contratar empleados.

B- Como Sociedad Limitada Unipersonal: la mayor ventaja de crear una Sociedad  es limitar nuestra responsabilidad personal, siendo como mucho las aportaciones entregadas para su constitución. Actuando así la sociedad como persona jurídica independiente y responsable de sus actos, sin que se mezcle con nuestro patrimonio personal.
Las obligaciones formales y fiscales son superiores, con la obligación de llevar una contabilidad según la normativa contable. Y fiscalmente se incrementaría el Impuesto de Sociedades, que tendría que realizar la sociedad.

2º- Si vas a abrir el centro con uno o varios socios primero tendréis que plantearos de que manera os vais a asociar. Puede ser que queráis compartir gastos comunes de las instalaciones, etc. y que cada cuál facture lo que trabaje o también puede interesaros compartir los gastos y los ingresos. En el primer caso lo más fácil y rápido es:

A- Comunidad de bienes: sería lo equiparable a ser autónomo en la forma individual en cuanto a las responsabilidades. Es la manera más rápida y económica de iniciar una actividad de forma colectiva. Todos los socios deberán darse de alta en el régimen de autónomos. Dentro de una comunidad de bienes se puede funcionar como:

  • “Comunidad de gastos”, en la que sólo se comparten los gastos. Aquí cada socio debe estar dado de alta de actividades económicas en la Agencia Tributaria ya que cada uno emitirá sus propias facturas de forma independiente.
  • “Comunidad de bienes general”:es cuando los socios además de compartir gastos, comparten ingresos en la proporción que ellos estimen conveniente. Si no se especifica nada, se entenderá que lo hacen a partes iguales y de manera solidaria. Es la manera más parecida a trabajar como una sociedad de capital, pero sin la limitación de la responsabilidad. De esta manera, los socios deben estar dados de alta como autónomos, pero no en actividades económicas en la agencia tributaria.

B- Sociedades de capital: La Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L) o Sociedad Limitada (S.L.), es la forma más habitual utilizada por las PYMES españolas. Se necesita un capital social de 3000€ mínimo, y una serie de gastos y obligaciones formales superiores al empresario autónomo o Comunidad de Bienes. Pero hoy en día es la manera más segura de limitar la responsabilidad de los socios, ya que solo responderán con las aportaciones del capital social. Tiene las mismas obligaciones y regulación que la Sociedad Limitada Unipersonal explicada anteriormente.

7- ¿QUÉ MATERIAL NECESITAS INICIALMENTE?

 

El material específico de FISIOTERAPIA que vayas a necesitar también es muy variable. Sobretodo variará en función de tu presupuesto y del tipo de servicios que quieras ofrecer.

Como material básico contemplaremos:

– Camillas:  

Puedes empezar usando camillas sencillas no elevables. Éstas son recomendables si vas a trabajar con concierto con mútuas y vas a necesitar un gran número de ellas. En la medida de lo posible te recomendamos que tengas como mínimo una camilla elevable, ya sea eléctrica o hidráulica ya que facilitará tu trabajo y el acceso de los pacientes a las mismas y además tu espalda lo agradecerá. Actualmente existe una gran variedad en camillas eléctricas y no todas son económicamente innaccesibles, sinó que podemos encontrarlas de buena calidad y a un precio al alcance de la mayoría de bolsillos.

Si no dispones de mucho espacio y puedes requerir de alguna camilla adicional en algunos casos, también es interesante la opción de adquirir alguna camilla plegable tipo maleta, ocupan poco espacio y además te pueden servir para desplazarte en el caso de que hagas algún tratamiento a domicilio.

-Taburetes: 

Existe mucha diversidad en taburetes en cuanto a su forma, funcionalidad, tapizados, colores… 

– Mesitas:  

Muy útiles para colocar sobre ellas los equipos de electroterapia que no dispongan de pie propio y para poder trasladarlos de un lado a otro de la consulta. 

– Rulos o cuñas: 

Te serán útiles para acomodar al paciente en la camilla y para la realización de algunos ejercicios activos.

– También serán útiles los dispensadores de papel secamanos, cubo pedal para desechos, banqueta subecamillas y otros complementos del mobiliario clínico  que puedes encontrar aquí. 

– Puedes pensar también en un negatoscopio y algún que otro modelo anatómico  para que puedas instruir a tus pacientes sobre la dolencia que padecen o el tratamiento que vas a aplicarles. A parte de ser muy útiles también “vestirán” tu consulta.

En cuanto al material de electroterapia tenemos un amplio abanico de posibilidades, tanto en precio como en tipo de tratamiento.

 

No nos olvidemos del material desechable y fungible que necesariamente vamos a utilizar en nuestra consulta. 

En Valdán Material Médico estamos especializados en equipos de electroterapia y material de fisioterapia en general y disponemos de una amplia gama de productos.

Esperamos que os haya resultado de interés y utilidad esta entrada, y a los que os estéis planteando abrir vuestro propio centro o consulta de fisioterapia os animamos a que nos consultéis sin ningún compromiso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies